Formación

Aunque arrancamos nuestra andadura como un proyecto editorial, desde los inicios Artefakte se marcó como objetivo desbordar los límites tradicionales del libro. Pronto la difusión, reflexión y debate de los contenidos editados cobró una gran importancia. Las propias trayectorias profesionales e intelectuales presentes en el colectivo nos abocaban a ello. La crisis de la universidad acabó poniendo el telón de fondo.

Desde entonces hemos venido experimentando con diversos formatos: cursos, tutorials, guías de lectura, etc. Asimismo, programamos de forma más o menos regular dos modalidades de cursos: breves de fin de semana y largos de diez sesiones en cinco o diez semanas. Os animamos a que os informéis en esta misma web sobre nuestra programación. Para aclarar cualquier duda al respecto nos podéis escribir a cursos@artefaktes.com

Conoce aquí nuestro equipo docente

EL PROYECTO FORMATIVO DE ARTEFAKTE

Conocimiento, formación y cambio de modelo productivo

Artefakte surge en un momento tan crítico como paradójico para el conocimiento. Por una parte se dice que la “sociedad de la información” requiere más y mejor formación que nunca. Por otra, sin embargo, instituciones clave como la universidad atraviesan una crisis sin precedentes para la que no hay visos para una salida inmediata.

No se trata tan sólo cosa de una crisis de financiación, como a menudo ha sido presentada para favorecer el endeudamiento universitario. La crisis afecta al modelo productivo en su conjunto. En juego está un cambio estructural y de él dependerá cómo se recomponga la estructura social en base a la apropiación/expropiación del conocimiento.

Subjetividad y conocimiento

En términos genealógicos, Artefakte se inscribe en una trayectoria compartida con distintas corrientes que han situado la subjetividad antagonista y la praxis de los movimientos sociales en el centro de la producción de saberes. Ya sea la co-ricerca operaista, la epistemología feminista, el análisis institucional o el pensamiento decolonial, nuestro proyecto formativo no se entiende sin la implicación subjetiva de quien participa en una misma experiencia docente y discente.

La formación en Artefakte dispone de tres vectores de subjetivación a los que implicar en la generación de conocimiento: la docencia precaria, el trabajo cognitivo en formación y la producción cooperativa. Nuestro ciclo generador de conocimiento busca así, de forma correlativa, la articulación de docentes en precario, futuros profesionales del trabajo inmaterial y agentes de la producción cooperativa. Su interacción es clave para favorecer el empoderamiento estratégico.

Hacia los comunes educativos

Pero el conocimiento producido no debe ser privatizado y comercializado, sino generar bienes comunes de fácil reproducción, asequibilidad y difusión. El pago de matrículas a precios militantes, ayudado por nuestro programa de becas y una difusión sin barreras académicas, genera las condiciones de posibilidad de estos comunes que decimos educativos.

Los comunes educativos llegan a ser posibles porque existe una institucionalidad diferente y autónoma respecto a la de las reformas educativas. Dicha institucionalidad se sostiene a su vez en su capacidad para generar ese común que instruye. Gracias a otra métrica del conocimiento y a otra modularidad de los contenidos, deviene posible un tipo de formación que es a la par autoformación y empoderamiento.