No, el pueblo no es una masa brutal e ignorante

by Jacques Rancière

No pasa día alguno en el que no se escuche denunciar los riesgos del populismo. Y sin embargo no es necesariamente fácil de entender lo que significa la palabra. ¿Qué es un populista? A través de todas las vacilaciones de la palabra, el discurso dominante parece ser caracterizado por tres rasgos esenciales: el estilo de interlocución que habla directamente al pueblo atravesando a sus representantes y los notables, la afirmación de que los gobiernos y las elites gobernantes se preocupan sus propios intereses más que el bien público y una retórica de la identidad que expresa el temor y el rechazo de los extranjeros.

Sin embargo es evidente que no hay necesidad alguna que vincule estos tres rasgos. Que existe una entidad llamada pueblo que es fuente del poder y el interlocutor prioritario del discurso político es la convicción de que animó a los oradores republicanos y socialistas de antaño. No se vincula a ningún tipo de sentimientos racistas o xenófobos. Que nuestros políticos piensan de su carrera más que el futuro de sus conciudadanos y nuestros dirigentes viven en simbiosis con los representantes de los grandes intereses financieros, no hace falta ningún demagogo que lo proclame. La propia prensa que denuncia las derivas “populistas” nos ofrece día a día los testimonios más detallados. Por su parte, los Jefes de Estado y de Gobierno “populistas”, como Silvio Berlusconi o Nicolas Sarkozy, tienen buen cuidado de no propagar la idea “populista” de que las élites son corruptas. El término “populismo” no se utiliza para caracterizar una fuerza política definida. Tampoco se refiere a una ideología o un estilo político coherente. Simplemente sirve para dibujar la imagen de un pueblo determinado.

Y es que “el pueblo” no existe. Lo que existe son figuras diversas, antagónicas incluso del pueblo, figuras construidas privilegiando ciertas formas de agregación, ciertos rasgos distintivos, ciertas capacidades o incapacidades. La noción de populismo construye un pueblo caracterizado por la temible alianza de una capacidad —el poder en bruto de los muchos— y de una incapacidad —la ignorancia atribuida a esta misma cantidad. A tal fin, la tercera característica, el racismo, resulta esencial. Se trata de mostrar a los demócratas siempre sospechosos de “angelicalismo”, lo que en verdad es el pueblo profundo: un agregado habitado por una pulsión elemental de rechazo que apunta a un mismo tiempo a los gobernantes que declara traidores (a falta de comprender la complejidad de los procesos políticos) y a los extranjeros a los que teme por el vinculo atávico a una forma de vida amenazada por la evolución demográfica, económica y social. La noción de populismo evoca una imagen del pueblo desarrollada a finales del siglo XIX por pensadores como Hippolyte Taine y Gustave Le Bon, aterrorizados por la Comuna de París y el avance del movimiento obrero: multitudes ignorantes impresionadas por las resonantes palabras de los “agitadores” y llevadas a violencias extremas por la circulación de rumores incontrolados y sustos contagiosos.

¿Realmente se encuentran en nuestro orden del día estos estallidos epidémicos de las multitudes ciegas conducidas por líderes carismáticos? Con independencia de cuáles sean las quejas expresadas a diario contra los inmigrantes y sobre todo contra los “jóvenes de las banlieues”, éstas no se traducen en manifestaciones populares masivas. En nuestro país lo que se llama racismo hoy endía es esencialmente la conjunción de dos cosas. Antes que nada son las formas de discriminación en la contratación o en la vivienda que se ejercen a la perfección en oficinas asépticas. A mayores tenemos medidas de Estado, ninguna de las cuales han sido resultado de los movimientos de masas: restricciones de entrada al territorio, negativa a proporcionar documentos a las personas que trabajan, cotizan y pagan impuestos en Francia desde hace años, restricción del jus soli, doble castigo, leyes contra el velo y el burka, tasas impuestas a las deportaciones o al desmantelamiento de los campamentos de nómadas. Estas medidas tienen el objetivo esencial precarizar a una parte de la población en lo que toca a sus derechos en tanto que trabajadores o ciudadanos, constituyen una población de trabajadores que pueden ser enviados a casa en todo momento y franceses que no tienen asegurado poder seguirlo siendo.

Estas medidas son apoyadas por una campaña ideológica que justifica la reducción de derechos por la evidencia de no pertenencia a a unos rasgos que caracterizan la identidad nacional. Pero estos no son los “populistas” del Frente Nacional quienes comenzaron esta campaña. Son los intelectuales de la izquierda, se dice, quienes encontraron el argumento irrefutable: estas personas no son realmente franceses ya que no son laicos.

El reciente “derrape” de Marine Le Pen al respecto es instructivo. No hace otra cosa que condensar en una imagen concreta una secuencia discursiva (musulmanes = islamista = nazi) que se difunde un poco por todas partes en la prosa considerada republicana. La extrema derecha “populista” de no expresa una pasión xenófobo específica que emana de las profundidades del cuerpo popular; es un satélite que gestiona a su favor las estrategias de las campañas estatales y de distinguidos intelectuales. El Estado mantiene una sensación permanente de inseguridad que combina los riesgos de la crisis y el desempleo con aquellos del hielo en las carreteras o la formamida para acabar cuajando en la suprema amenaza del terrorista islamista. La extrema derecha pone el color de la carne y la sangre al retrato robot diseñado por las medidas ministeriales y la prosa de los ideólogos.

Así, ni los “populistas” ni el pueblo puesto en escena por las denuncias rituales del populismo se ajustan en realidad a su definición. Poco importa a quienes agitan el fantasma. Lo esencial, para ellos, es amalgamar la idea misma del pueblo democrático con la imagen de la multitud peligrosa; así como llegar a la conclusión de que nos debemos poner en manos de quienes nos gobiernan y que cualquier cuestionamiento de su legitimidad y su integridad es la puerta abierta a los totalitarismos. “Mejor una república bananera que una Francia fascista”, decía una de las consignas antilepenistas más siniestras de abril de 2002. La matraca actual sobre los peligros mortales de populismo tiene por objeto establecer en teoría la idea de que no tenemos otra opción.

Traducción de Artefakte/Simbiosis culturales del original en francés publicado en el diario Libération, el 3 de enero de 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTEFAKTE